El comienzo de la primavera, y sobretodo, el momento en el que vas a comprar bañador, es un punto crucial en el que podemos entrar en crisis y lanzarnos a la búsquedas de soluciones “promesa” para llegar en plena forma física a la época estival.


Y este es precisamente el momento en que más críticos y realistas deberíamos ser para no caer en promesas de soluciones milagros y buscar alternativas que sean “sostenibles” y beneficiosas para nuestro organismo y bienestar en el medio plazo.


En este contexto es necesario hablar sobre mitos y creencias en los que podemos caer en la búsqueda de esas “soluciones maravillosas” para llegar perfectas a la playa este verano.


Mito 1: “La operación bikini son 3 meses de sufrimiento y arranca en mayo”.

Para nosotros en WOmum, la operación bikini debería ser ”CONSTANTE” e estar “INTEGRADA” en nuestra vida a
través de unos hábitos saludables cuya consecuencia sea el bienestar físico en su más amplio sentido. Nunca es tarde para empezar, pero requerimos de un tiempo para que el cuerpo pueda ir transformándose hasta llegar cada uno a su mejor versión donde aúne los hábitos que sea capaz de integrar realmente en su rutina diaria y el sentirse bien consigo mismo.


Mito2: “Me pongo a régimen estricto durante 1 mes y lo soluciono”

Las dietas extremas para perder peso en poco tiempo no son la solución, ya que alteran el organismo, empeoran
nuestro estado de ánimo y generan ansiedad provocando justo el efecto contrario al deseado. En WOmum abogamos por los procesos de coaching nutricional para analizar hábitos y que logremos entender por qué comemos cómo comemos.

A partir de ahí es más fácil visualizar los hábitos a eliminar y ser capaces de interiorizar los cambios que nos lleven a un tipo de alimentación que nos permitan tener más energía, encontrarnos mejor y alcanzar nuestro peso óptimo.


Mito 3: “en verano mejor no beber agua para no retener líquidos”

Aunque parezca mentira esto lo oímos muchísimo y nada más lejos de la realidad, siempre hay que beber agua y en verano especialmente por el incremento de la sudoración. Además la ingesta de agua es la que precisamente va a contribuir a depurar y destoxificar el organismo.


Mito 4: “El running es mi solución”

El ejercicio físico no puede ser un recurso momentáneo y hay que tener muchísimo cuidado con empezar a practicar deporte de impacto sin tener la musculatura preparada para ello. Por supuesto el running es un deporte estupendo, que nos mantiene en forma y puede ayudar mucho a quemar la grasa sobrante. No obstante, es mucho más sano y beneficioso para el organismo, empezar tonificando la musculatura antes de iniciarse en deporte de impacto no sólo para prevenir lesiones si no para poder disfrutar más del deporte y conseguir el objetivo último que sería buscar una actividad física que nos guste y que nos apetezca practicar.

La clave del ejercicio física es la constancia para poder generar masa muscular a través de la cual ir revirtiendo y acelerando el metabolismo para incrementar el consumo de energía en reposo.


Mito 5: “me tumbo en la camilla que me han hablado de 2 tratamientos maravillosos”


Los tratamientos estético son una gran ayuda para remodelar la figura, reducir celulitis, reafirmar, drenar y quemar grasa pero es crucial que los ayudemos con una alimentación equilibrada y la realización de actividad física. Si nos marcamos como objetivo un cambio profundo en nuestro estilo de vida combinando ejercicio físico, alimentación y tratamientos estéticos, multiplicaremos el resultado y conseguiremos entrar en ese círculo virtuoso de motivación, donde cada vez nos encontramos y vemos mejor y esa sensación nos impulsa a seguir trabajando y cuidándonos.


Mito 6: “paso por quirófano y listo”

El quirófano puede ser en algunos casos una opción a considerar. No obstante, es muy importante tratarse antes y después para maximizar el resultado y es crítico hacerlo con un profesional honesto y con experiencia que nos aconseje sobre la idoneidad o no de cada cirugía en función de los objetivos que queramos conseguir.

Dejar un comentario