Hoy finalizamos este recorrido de hábitos saludables hablando de un hábito clave para mantener nuestra salud en el mundo acelerado en el que vivimos, la gestión de las emociones.

La forma en que reaccionamos a los acontecimientos que ocurren en nuestra vida tiene un impacto directo en nuestro equilibrio mental y emocional, y desencadena una cascada de reacciones bioquímicas que afectan a nuestro cuerpo positiva o negativamente dependiendo de nuestra respuesta. Por tanto, tan importantes son las cosas que nos ocurren como la manera que reaccionamos ante ellas de forma habitual.

Una de las respuestas emocionales más comunes en nuestro día a día cargado de actividades es la ansiedad, que consiste en una anticipación de otra emoción básica, el miedo, y que desencadena una respuesta defensiva como es el estrés.

Cuando nuestro cerebro detecta una amenaza reacciona preparando el cuerpo para la lucha o para la huida. Esta es la respuesta fisiológica que hemos desarrollado a lo largo de nuestra evolución y nuestro cuerpo sigue reaccionando como lo hacía hace miles de años, como lo haría ante la amenaza de un oso. Para ello, ciertos cambios hormonales permiten que tanto la energía como el flujo sanguíneo necesario lleguen prioritariamente hasta las extremidades en detrimento de otras funciones como, por ejemplo, la digestión, menos importante en una situación en la que tenemos que correr para salvar nuestra vida.

Hoy en día no tenemos que enfrentarnos a osos, pero nuestro cuerpo sigue reaccionando bioquímicamente de la misma manera ante situaciones que entiende como amenazas: un jefe difícil, un proyecto complicado, pocas horas de sueño y descanso, complicaciones familiares…

Niveles altos de estrés sostenido en el tiempo, o estrés crónico, acaban pasando factura a nuestra salud: altera nuestro equilibrio hormonal, deprime nuestro sistema inmune, debilita nuestro sistema digestivo, interfiere con nuestro sueño y descanso e incluso altera nuestra flora intestinal, además de afectar a nuestra forma de pensar, a nuestras creencias y actitudes acerca de cómo son y deberían ser las cosas.

Para ello, te propongo varias recomendaciones que te pueden ayudar a gestionar mejor tus emociones y minimizar el impacto negativo del estrés:

  • Se consciente de tus emociones. Es esencial que seamos conscientes de las emociones que provocan en nosotros los acontecimientos que ocurren a nuestro alrededor y de cómo respondemos ante ellos. Cuando te ocurra algo que no te haga sentir bien, párate a observar qué sentimientos te provoca y porqué.
  • Respira profundamente. Ante sentimientos negativos o estresantes, toma tres respiraciones profundas, llenando completamente tus pulmones y exhalando lentamente. Este tipo de respiración activa el nervio vago y, por tanto, nuestro sistema parasimpático, principal responsable de que nos relajemos y descansemos.
  • Haz ejercicio. Ya hemos comentado anteriormente los múltiples beneficios del ejercicio y cómo influye en nuestro estado mental. Además, ayuda a producir endorfinas que nos hacen sentir bien. Un buen paseo o actividades más relajantes como el yoga también liberan endorfinas y nos ayudarán a combatir el estrés.
  • Simplifica. Prioriza y dedica tu tiempo a lo realmente importante para ti. Vivimos con agendas sobrecargadas en las que no paramos de hacer cosas y dedicamos poco tiempo a pensar sobre lo que realmente llena nuestra vida. Las vacaciones son un buen momento para reflexionar, hacer balance y tomar decisiones antes de meternos en la rueda de nuevo.
  • Déjate ayudar y delega. Esto nos suele costar un poco más a las mujeres. Si te sientes agobiada y sobrepasada, pide que te echen una mano con aquello que sea imprescindible. Piensa en ello como una forma de auto-cuidado que te ayudará a preservar tu energía para sentirte mejor y disfrutar de lo verdaderamente importante.

¿Eres consciente del tipo de emociones que tienes y cómo reaccionas ante ellas?, ¿qué cosas son importantes para ti?, ¿dedicas las mayor parte de tu tiempo a ellas?, ¿a qué podrías decir no sin que pasase nada?

Marta López (martalopezcoach.com) .-  Coach de reeducación alimentaria y estilo de vida en WOmum. Certificada en lntegrative Nutritional Health Coach and Hormone Health Specialist por el lnstitute of lntegrative Nutrition de Nueva York

Dejar un comentario