Esta semana seguimos profundizando en hábitos saludables para transformar nuestro estilo de vida y esta vez hablaremos del ejercicio físico. No es ninguna novedad que os diga que es necesario hacer ejercicio físico para mantenernos sanos. Todos, en mayor o menor medida, sabemos que debemos movernos y ésta suele ser una de las recomendaciones que nos dan nuestros médicos.

Sin embargo, a menudo, nuestro estilo de vida actual sedentario, con largos horarios de trabajo tanto fuera como dentro de casa, no favorece que dediquemos un tiempo mínimo a cuidarnos y que realicemos una actividad física suficiente. En otras ocasiones, sí conseguimos realizar ejercicio, pero lo hacemos con una intensidad tal que nuestro cuerpo lo identifica como una forma de estrés y desencadena respuestas fisiológicas compensatorias que no contribuyen a un equilibrio a largo plazo.

Nuestro cuerpo está diseñado para moverse, pero debemos hacerlo de forma acorde a nuestra edad y estado de forma. Se sabe desde hace tiempo que el ejercicio aeróbico es beneficioso para la salud cardiovascular, pero ahora estamos descubriendo que todo tipo de movimiento, incluso prácticas como el yoga, tiene efectos beneficiosos sobre la presión arterial, índice de masa corporal e incluso colesterol.

Estudios científicos recientes también muestran que el movimiento produce beneficios físicos que ayudan a las funciones cognitivas de nuestro cerebro a la hora de regular nuestra respuesta al estrés, reducen la ansiedad, la depresión y que incluso podrían reducir el riesgo de trastornos degenerativos como la demencia o la enfermedad de Alzheimer. Para las mujeres, el ejercicio continuado tiene además una ventaja añadida: ayuda a mantener la densidad ósea a partir de los 30 años, lo que cual es importante para llegar a la menopausia en las mejores condiciones, ya que la reducción de estrógenos aumenta el riesgo de osteoporosis.

Si el ejercicio físico no está actualmente entre tus prioridades, te animo a que aproveches el buen tiempo y los días con muchas horas de luz para comenzar a hacer algún tipo de movimiento de forma habitual, idealmente al aire libre.

Es importante que, para empezar, tomes conciencia sobre tu estado físico actual y que, desde ahí donde te encuentres, comiences a incorporar actividades adicionales poco a poco, sin agobios, pero de forma constante. De esta forma, tu cuerpo se irá acostumbrando a la nueva rutina de forma gradual y será más fácil que se convierta en hábito.

¿Qué tener en cuenta antes de empezar a practicar ejercicio?

Te propongo varias recomendaciones que te pueden ayudar a construir un hábito de ejercicio físico sostenible y que esté alineado con tu cuerpo y horarios:

  • Elige actividades que te gusten. Este es un primer paso fundamental. Si no haces una actividad que te guste, será más difícil que la trasformes en hábito. Ya sea pasear, montar en bicicleta o hacer yoga, lo principal es que lo disfrutes.
  • Empieza poco a poco. No se trata de ser capaz de correr una maratón en una semana. Incorpora pequeños avances que permitan a tu cuerpo adaptarse de forma gradual y segura. Si tienes que empezar con 10 minutos, adelante… con el tiempo, tu cuerpo te irá pidiendo más.
  • Incorpóralo en tu agenda. Lo ideal es que busques el momento del día que mejor te encaje con el resto de actividades que tengas que realizar. De esta forma, será más fácil que no se “caiga” de tu agenda. Plantéatelo como un tiempo de auto-cuidado, no como una obligación más, por eso es importante que sea una actividad que te guste.
  • Escucha a tu cuerpo. Si ya haces ejercicio de forma habitual, observa el efecto que tiene sobre tu cuerpo: debe hacerte sentir bien y equilibrada, no agotada ni lesionada. Haz los ajustes que creas necesarios o prueba distintas actividades. A veces menos es más.

Y tú, ¿te mueves lo suficiente?, ¿con qué actividades físicas disfrutas más?, ¿cómo podrías incorporarlas de forma habitual a tu vida?

Marta López (martalopezcoach.com) .-  Coach de reeducación alimentaria y estilo de vida en WOmum. Certificada en lntegrative Nutritional Health Coach and Hormone Health Specialist por el lnstitute of lntegrative Nutrition de Nueva York

Dejar un comentario