Los cambios de estación son momentos especialmente indicados para depurar el organismo, deshacerse de tóxicos que hemos ido acumulando durante meses y ayudar a nuestro cuerpo a volver a una situación de equilibrio u homeostasis. La llegada de la primavera suele ser un momento especialmente bueno para hacer un detox: al igual que la naturaleza despierta y se renueva,  permitimos a nuestro organismo limpiarse y regenerarse y sentirnos así más ligeros y con más vitalidad.

Este año la llegada de la primavera nos ha pillado confinados y esto ha supuesto en muchos casos que comamos de más, que tomemos productos que no son los más recomendables y, si a esto le sumamos la tensión emocional y un mayor sedentarismo, el resultado es obvio: nos sentimos mal, hinchadas, incluso con mayor peso, pero también con menor energía y más cansadas.

Aunque estamos entrando ya en el verano, os animo a que hagáis un detox especial: un détox de hábitos que no son buenos y que incorporéis poco a poco hábitos de vida que construyen SALUD. Si queremos encontrarnos bien y prevenir enfermedades, tenemos que ser conscientes del impacto que tienen en nuestro cuerpo los hábitos que tenemos y transformar aquellos que no nos ayudan.

Para las que queráis empezar con el détox, os dejo aquí varias recomendaciones de alimentación y os iremos dando más consejos en los próximos días para que podáis construir rutinas saludables.

  • Aumenta la proporción de verdura que tomas en cada comida. No la cocines demasiado. Lo ideal es que sea cruda (gazpachos, cremas, ensaladas), al vapor o en salteados cortos si el tomarla cruda te produce hinchazón.
  • Si necesitas tomar algo a media mañana o media tarde, elige fruta de temporada. Ahora puedes encontrar fresas y cerezas, ricas en vitamina C y antioxidantes y con poco azúcar. Eso sí, lo ideal es que sean ecológicas porque las convencionales tienen muchos pesticidas.
  • Pon atención a las cenas: intenta cenar pronto y poco. Es la última comida del día y nuestro cuerpo no necesita mucho. Es más, cenar tarde y mucho puede afectar a nuestro sueño y descanso. Haz ayuno intermitente 1 o 2 veces a la semana.
  • Evita el azúcar y los endulcorantes. Esto incluye los refrescos carbonatados y bebidas energéticas.
  • Evita los productos muy procesados y refinados. Son ricos en azúcares, sal y grasas de baja calidad.
  • Evita harinas y cereales refinados. Opta por lo integrales más ricos en fibra.

Hacer un buen detox no se trata de una acción de forma puntual, sino parte de un proceso de limpieza de malos hábitos que nos va a ayudar a construir salud en el futuro. Si queŕeis mejorar vuestros hábitos, bajar de peso o simplemente mejorar aspectos de vuestra alimentación, os recomendamos nuestras sesiones de coaching nutricional.

Marta López (martalopezcoach.com) .-  Coach de reeducación alimentaria y estilo de vida en WOmum. Certificada en lntegrative Nutritional Health Coach and Hormone Health Specialist por el lnstitute of lntegrative Nutrition de Nueva York

Dejar un comentario