No es fácil recibir un diagnóstico de cáncer y tampoco lo es afrontar, soportar y superar los tratamientos asociados. Lo sé porque yo misma fui diagnosticada de cáncer de mama hace 10 años y recibí tratamiento de quimioterapia durante varios meses. La prevalencia del cáncer sigue incrementándose, especialmente en los países desarrollados, y no es raro